EL GREMIO MÁS IMPORTANTE DEL NORTE DEL PAÍS              

CCPLL reconoce en evento especial a seis destacas familias empresarias liberteñas

  • Gremio empresarial impulsa segunda ceremonia que ya está institucionalizada para hacer un merecido reconocimiento a las familias que más trascendieron en La Libertad en los ámbitos económico, social y cultural.

Premiados2

  Ver más fotos del evento

 

Trujillo, 24 de junio de 2016.- Por marcar importantes hitos en la historia liberteña, en los ámbitos económico, social y cultural, seis familias notables de nuestra región fueron condecoradas por la Cámara de Comercio y Producción de La Libertad (CCPLL), en el marco de la segunda edición de la “Ceremonia de reconocimiento a las más destacadas familias empresarias de la región”.

 

Las familias que recibieron un merecido homenaje por dejar un importante legado en la historia de La Libertad fueron: Cox Doray, Ganoza Plaza, Gonzáles de Orbegoso, Larco Herrera, Mannucci y Vásquez Nacarino. Sus representantes recibieron distinción honorífica y medalla de oro por su destacada trayectoria empresarial, diversificación de sus negocios, generación de empleo decente y productivo, Responsabilidad Social, así como por el amor a la cultura y costumbres liberteñas.

 

En la inauguración del evento, la presidenta de la CCPLL, Rosario Bazán de Arangurí, manifestó que la sociedad liberteña debe sentirse orgullosa de haber albergado en su seno a estas familias que dejaron un hito y cuyo impacto positivo aún perdura en la memoria de los ciudadanos.

 

“Hoy es un día de fiesta porque estamos llevando a cabo una ceremonia de reconocimiento de aquellas familias liberteñas que han contribuido a través de las diferentes generaciones a elevar el nivel de desempeño económico, social, cultural y ambiental de nuestra región. Como la Cámara ha institucionalizado este evento, vamos a seguir en los siguientes años reconociendo a aquellas familias que han generado y continúan generando un impacto importante en el desarrollo de La Libertad”, destacó.

 

Asimismo, refirió que la figura de cada familia debe ser motivo de réplica para las siguientes generaciones de emprendedores. “Estas familias no solo son orgullo para nosotros sino también son motivo de inspiración, ya que su trabajo y legado van a seguir fortaleciendo e inspirando el compromiso de muchas otras familias liberteñas en el futuro”, indicó.

 

Familia Cox Doray

 

La ceremonia empezó con la distinción a la familia Cox Doray. La figura principal de esta familia fue Cecilio Cox Doray, quien de pequeño tuvo una esmerada educación en Londres, para luego retornar a Trujillo a los 18 años, con el fin de estudiar Comercio. Fue don Cecilio un hombre que brilló por la rectitud de su carácter y la exactitud en todos sus actos. Su principal aporte para la ciudad ocurrió en plena guerra con Chile, al sacrificar el patrimonio de su familia y el fruto de su trabajo para pagar un cupo de 35,000 soles que le exigía el militar chileno Patricio Lynch, quien amenazaba con saquear e incendiar Trujillo . Este merito le valió el respeto y el elogio de los trujillanos, al preferir su propia ruina antes que de la ciudad.

 

Familia Ganoza Plaza

 

El siguiente reconocimiento recayó en la familia Ganoza Plaza, siendo su más connotado personaje don Víctor Ganoza Plaza. Algunos de los cargos más importantes que él desempeñó fueron: Presidente Nacional de los Productores de Maíz, de los Productores de Caña de Azúcar y de la Junta de Usuarios del Valle Santa Catalina. Asimismo, fue ministro de Agricultura (1963-1964). En el aspecto cultural, fundó junto a su hermano la Casa de la Cultura de Trujillo, del mismo modo, la primera Orquesta Sinfónica de Trujillo y del Perú. En 1965, la familia Ganoza Plaza lograron ser los primeros exportadores de frutas a nivel nacional e importantes productores de maíz amarillo duro mejorado, piña y tomate.

 

Familia Gonzáles de Orbegoso

 

Luego prosiguió la condecoración de la familia Gonzáles de Orbegoso. El personaje ilustre de esta estirpe fue el Mariscal Luis José de Orbegoso y Moncada. Este notable hombre participó en la Independencia del Perú, tanto en el servicio militar como ofreciendo su fortuna personal. En esa coyuntura, se le encomendó formar el escuadrón denominado “Invencibles de Trujillo” en enero de 1823, que dio origen al regimiento Húsares de Junín. Asimismo, fue Presidente Constitucional del Perú de 1833 a 1836. En 1834, se le declara “Benemérito a la patria, en grado heroico y eminente”. Posteriormente, en 1965, es declarado Prócer de la Independencia Nacional, pues fue uno de los personajes que suscribió las actas de proclamación de la Independencia de Trujillo el 24 y 29 de diciembre de 1820 y 6 de enero de 1821. En 1947, filantropía de sus descendientes cobró realce con la donación de terrenos para construcción de la Ciudad Universitaria de la Universidad Nacional de Trujillo.

 

Familia Larco Herrera

 

Después se distinguió a la familia Larco Herrera. El personaje más emblemático de la familia fue el Sr. Víctor Larco Herrera, el “Gran Benefactor de Trujillo”. Su talento de administrador se puso de manifiesto en el exitoso manejo que hizo de las haciendas y las fábricas de azúcar de Roma y Chiquitoy. Víctor Larco Herrera fue alcalde de Trujillo y Senador por La Libertad. Entre sus obras filantrópicas destacan: el Palacio Municipal de Trujillo, la Sala de Maternidad del Hospital Belén, los pozos de agua potable, el embellecimiento de la Plaza de Armas, el muelle de Huanchaco, sus escuelas y la mejora del balneario. En Lima, obsequió el orfelinato, el hospital para enfermos mentales que lleva su nombre, la Plaza 2 de Mayo.  Fue un hombre de fina percepción, de una memoria prodigiosa, observador disciplinado, de profunda emoción social, respetuoso con los humildes, con profunda devoción política civil.

 

Familia Mannucci

 

En seguida, la Cámara reconoció a la familia Mannucci. El personaje más célebre de esta familia es el Sr. Carlos Alberto Mannucci Finoccetti. En el año 1931, con la representación de las marcas Chevrolet y Ford, este hombre visionario tuvo la iniciativa de formar un equipo de colaboradores muy sólido y comprometido con su filosofía, la misma que permitió fortalecer las primeras concesionarias y con ello iniciar la aventura de nuevos proyectos. En la década del 70 se adquieren las empresas de transportes El Águila, Vulkano y Transa, años más tarde fusionadas en Transportes Línea. Como creador del Grupo Mannucci, junto a otros empresarios, funda la Caja Nor Perú. Esta experiencia fue importante especialmente para el acceso al crédito de los medianos y pequeños agricultores. Su labor ha tenido gran alcance, solidarizándose con muchas causas, entre las que podemos mencionar: la fundación del Instituto de Rehabilitación Regional, la fundación de la Escuela Especial Carlos A. Mannucci y la continua contribución que hasta ahora realiza la familia al pabellón de maternidad del Hospital Belén. Actualmente, Mannucci Diesel se desarrolla en 5 regiones del norte del país.

 

Familia Vásquez Nacarino

 

Finalmente se condecoró a la familia Vásquez Nacarino, siendo su más digno representante el Sr. Aníbal Vásquez Montoya. Desde pequeño se hizo cargo de las yeguas que heredó de sus padres, iniciándose en esa época su pasión por la crianza de Caballos Peruanos de Paso. En 1952, don Aníbal presenta por primera vez sus caballos en el Concurso Nacional de Caballos Peruanos de Paso, en Lima. En 1973, sufre el golpe más fuerte: la Reforma Agraria, por la cual el Gobierno le expropia el fundo que con tanto trabajo y esfuerzo él había transformado en uno de los mejores establos lecheros. La extensa trayectoria de don Aníbal Vásquez Montoya y sus éxitos logrados en la cría de caballos han sido y son reconocidos por todo el mundo ecuestre. Para los liberteños y todos los aficionados de la cultura hípica en el ámbito nacional, no es ajeno el nombre “Sol de Paiján”, el caballo más famoso y jefe de raza que obtuvo el título de laureado, entregado por el presidente de la República, Arq. Fernando Belaunde Terry, en Palacio de Gobierno.

Read 1245 times
Rate this item
(0 votes)