EL GREMIO MÁS IMPORTANTE DEL NORTE DEL PAÍS              

WhatsHelp Chat Button

La ruta para el desarrollo del Norte

presidente 

 

 

 

 

 

 

 

 

Trujillo, septiembre - octubre del 2018.-Reunir a autoridades, empresarios, académicos y representantes de la sociedad civil organizada en un espacio de diálogo y debate, en el que se puedan generar decisiones clave para las instituciones públicas y privadas de nuestro país, no es una tarea fácil; sin embargo, desde hace 29 años, la Cámara de Comercio y Producción de La Libertad (CCPLL) y la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (CONFIEP) han hecho que esto sea posible, organizando sin interrupciones el Encuentro Empresarial del Norte (EEN).

 

Año a año, buscamos poner en agenda temas de crucial importancia para bienestar de nuestra sociedad, pues como empresarios somos conscientes de que el sector privado responsable no persigue un fin únicamentre rentista, ni crece a expensas de la sociedad, sino que lo hace de la mano de ella, en una simbiosis perfecta en la que todos podamos recibir los beneficios del despegue económico de nuestro país y trabajar por un desarrollo sostenible y con responsabilidad social.

 

Este año, la edición 29 del EEN tiene como lema “Construyendo una hoja de ruta para la Macrorregión Norte”. El tema surge de la impostergable necesidad de encontrar nuevos caminos hacia el progreso de esta zona del país, que si bien presenta ciertos indicadores de desarrollo muy similares a los del promedio nacional, también muestra otros muy por debajo, según información de la Asociación para el Fomento de la Infraestructura Nacional (AFIN). Todo esto nos motiva a reflexionar acerca de en qué aspectos, tanto a nivel público como privado, podemos mejorar.

 

La Macrorregión Norte, conformada por los departamentos de Tumbes, Piura, Lambayeque, La Libertad y Cajamarca, es una zona con grandes potencialidades, mucha riqueza natural y una gran biodiversidad, pero a la vez tiene numerosos contrastes. Hemos logrado crecer economicamente, pero no ha sido de manera equitativa, hay brechas que no pueden dejar de preocuparnos. La Libertad tiene a la provincia y el distrito mas pobre del Perú y Cajamarca presenta los indicadores más alarmantes respecto a pobreza, la tasa de analfabetismo y el acceso a servicios básicos.

 

Comparativamente, de acuerdo a las cifras de ProInversión, las brechas de un departamento a otro son bastante marcadas. Si en Lambayeque la cobertura de alcantarillado alcanza a un 80% de su población, en Cajamarca este servicio básico no llega al 50%. Ahora bien, si revisamos las cifras relacionadas con acceso a Internet, las desigualdades se tornan aún más preocupantes; el promedio de acceso a nivel nacional es de 28.2%; mientras que Lambayeque lo sobrepasa ligeramente con 28.8%, sigue La Libertad con 25%, Tumbes con 22.7%, Piura con 14.9% y finalmente Cajamarca apenas alcanza el 7.8%.

 

Lejos de quedarnos en las frías cifras, cabe reflexionar aquí sobre las implicancias que trae consigo un bajo acceso a Internet. Como se sabe, en la era de la Información, ya no solo se habla de analfabetismo funcional, sino de analfabetismo digital. El primero hace referencia a la incapacidad para leer y escribir, mientras que el segundo indica falta habilidad para manejar las nuevas Tecnologías de la Información. Pero, ¿cómo podrían manejar dicha tecnología si gran parte de la población no tiene acceso a ella? Definitivamente, este es uno de los grandes temas pendientes para la Macrorregión Norte, y por lo tanto será abordado por distintos expertos internacionales durante el 29. ° Encuentro Empresarial del Norte.

 

Centrándonos en el plano económico, es oportuno mencionar que la Población Económicamente Activa (PEA) de la Macrorregión Norte es de 4 millones 856 mil personas, de ella 4 millones 720 mil están trabajando; es decir, el 97% de pobladores de esta zona del país se encuentra actualmente empleada, según información proporcionadas por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

 

 

Estas cifras a simple vista parecen ser alentadoras, y de hecho lo son; no obstante, si vamos más allá, nos damos cuenta de que la PEA ocupada en un empleo formal es apenas el 18.7%, mientras que el restante 81.3% está informalmente empleada. Esto quiere decir que si bien la población está mayoritariamente empleada, sus condiciones laborales son bastante precarias, lo que trae consigo problemas sociales como el bajo nivel de acceso a servicios de salud y educación de calidad, convirtiéndose esta situación en un círculo vicioso que necesitamos revertir.

 

Finalmente, es importante destacar que de las 459 mil empresas que existen en el Norte, la micro y pequeña empresa representan el 99.2%, lo que quiere indica que este sector es el verdadero pilar de nuestra economía; por tanto, es urgente brindarle las herramientas necesarias para que se consolide y sea sostenible en el tiempo.