El Perú se debate entre la corrupción, informalidad y pésima descentralización

  • El país retrocede ante una menor productividad y calidad de empleo y salarios.

 

 

 

   

Por:  Francisco Huerta Benites[1]

 

Luego de tres días de exposiciones, análisis y debates el 33 Encuentro Empresarial del Norte concluye que, entre otros, los problemas estructurales del Perú son la corrupción que ya alcanzó niveles sistémicos en el país, la informalidad y un pésimo proceso de descentralización, politizado y desfasado, que no atiende con recursos las reales necesidades de la población. “Si no se afronta de manera decidida, coherente y articulada entre los diferentes actores privados y públicos, habrá dificultad para ser un mejor país”, señaló el economista Francisco Huerta Benites, aliado técnico del evento empresarial y presidente del Instituto de Economía y Empresa -IEE-.

 

 

“Hay que establecer estrategias territoriales formando clústers regionales (minería, agroexportación y turismo, otros), para fortalecer el tejido empresarial sostenible. Esto ya se está iniciando, pero hay que profundizar”, remarcó.

 

El encuentro evidenció que los empresarios de todos los segmentos y actividades evidencian que siguen creyendo en nuestro país, pues continúan constituyendo empresas. De enero a octubre se constituyeron más de 81 mil empresas con capital superior a los cuatro mil millones de soles y más de seis mil empresas ampliaron su capital con 108 mil millones de soles. Mientras, a setiembre de este año, el número de empleadores aumentó en 7,5%.

 

En el marco de las conclusiones Huerta Benites sostuvo que la tasa de inflación y su resistencia a disminuir, y dadas las condiciones del mercado del trabajo, está afectando el consumo real y el endeudamiento de familias. “Las empresas se ven afectadas por la demanda, el descenso real de su capital de trabajo y el costo del endeudamiento. Es importante una armonización entre las políticas monetaria y fiscal, que den señales adecuadas al mercado, y que contribuya a generar confianza y menor incertidumbre”, comentó.

 

Sin embargo, las condiciones de entorno político, social y económico desfavorables, no permiten contribuir de la mejor manera a generar empleo y bienestar a la sociedad, advierte otra de las conclusiones del evento.

 

Aún así se está recuperando el nivel medio del producto de pre pandemia pero aún hay retraso en el mercado del trabajo. Se evidencia menor productividad, calidad de empleo y salarios respecto a situación de pre pandemia. El 2022 ha aumentado la informalidad (a 76%) y la vulnerabilidad (más del 60%), que sería la población con inseguridad alimentaria. 

 

A pesar de los favorables términos de intercambio la economía peruana crecería por debajo del 3% este 2022, con tasas menores para los siguientes años, mientras que el empleo formal está creciendo 5,6% interanual. Este comportamiento evidenciaría menor productividad, calidad del empleo y salarios.

 

El titular del IEE sostuvo también que la inflación en el Perú, a noviembre interanual, está en 8,45% y la tasa de política monetaria en 7,25% con expectativas de inflación anual de 4,8%.

 

“No debemos olvidar que la economía peruana es influida en casi 60% por factores externos. El PBI mundial (en 23 puntos porcentuales), el índice de precios de exportaciones (14 pp), el índice de volatilidad financiera (12 pp), la tasa de interés (5 pp), y el precio del petróleo (5 pp). En el corto plazo tales factores influirán desfavorablemente”, anotó.

 

Contexto internacional

El evento empresarial también desarrolló una mirada a la economía mundial y concluyó que después de la recuperación del 2021 (6,1%), se proyecta menor dinamismo para los años 2022 (2,8%) y 2023 (2,0%). Estas proyecciones han venido descendiendo en el transcurso del año. La evolución de la economía ha estado marcada de manera sucesiva por tres shocks mundiales: la pandemia del Covid19, la invasión de Rusia a Ucrania y, el endurecimiento de las condiciones financieras. Hay amenazas de inseguridad alimentaria y de cambio climático, subrayó.

 

Huerta Benites destacó que la inflación mundial sigue alta (9,1%) y esto se evidencia en las economías desarrolladas (8%) como en las emergentes (9,9%). Las tasas de políticas monetaria en el mundo han estado subiendo (USA=4%; Canadá=3,75%; Inglaterra=3% y Europa=2%). Estas tasas continuarían en ascenso.

 

“Hay que contribuir a fortalecer las instituciones y su articulación, una tarea de todos, que facilite el desarrollar adecuadamente los mercados, la formación de un gobierno moderno y una democracia más participativa”, agregó.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

[1] Economista y presidente del Instituto de Economía y Empresa.

Read 437 times
Rate this item
(0 votes)