¿Cómo medir el éxito?

  • Te compartimos una mirada complementaria a nuestra concepción de éxito.

 

  • exito.jpg

 

 

MAURICIO.jpg    

Por: Mauricio Gutiérrez Fernández[1]

 

¿Cómo medir algo subjetivo?

 

Estamos inmersos en una sociedad que mide todo lo que puede: tiempos, objetivos, preferencias y hasta la satisfacción. Nos han inculcado la necesidad de medir para poder gestionar nuestra realidad. Y esto, en varios casos, es cierto. ¿Cómo podríamos aprovechar los minutos si no tuviéramos un reloj?

 

Medir, evidentemente, es necesario. Sin embargo, ¿cómo medir algo subjetivo? ¿Cómo cuantificar mi entusiasmo o mi miedo? Éste es uno de los grandes retos de la psicología, porque la subjetividad es tan íntima que a veces no alcanzan las palabras para transmitir aquello que experimentamos.

 

El éxito como ser humano

 

El éxito es uno de estos casos. Me refiero al éxito como ser humano que cumple varios roles a lo largo de su vida: hijo, madre, estudiante, profesional, amigo, pareja, etc. ¿Quién realmente puede sentenciar si hemos alcanzado el éxito? Naturalmente, hay elementos que evidencian cuán cerca estamos de las metas trazadas. Pero, si mi gran sueño era tener una hija y tengo 3 hijos -o ninguno-, ¿soy acaso menos exitoso? ¿Si jamás fui gerente, no triunfé? ¿Se sentirá exitoso alguien con un trabajo envidiablemente cotizado, pero que no es admirado por su familia? Lo cierto es que las personas evaluamos subjetivamente los logros que alcanzamos en diversos aspectos de nuestras vidas y la suma de éstos nos da una sensación integral de éxito.

 

El éxito está estrechamente vinculado con las metas personales

 

El éxito está estrechamente vinculado con las metas personales que nos proponemos. Así, la experiencia subjetiva de ser exitoso o no es tan legítima como incuestionable. Claro está que, cuando trabajamos para un empleador, hay retos planteados externamente y que debemos alcanzar; sin embargo, cumplirlos o no cumplirlos define nuestra reputación como profesional, no nuestra sensación de triunfo. En la medida en que asumamos aquellas metas que se nos plantean como nuestras, sentiremos que somos personas de mayor o menor éxito. En una escena de la película Erin Brockovich, la protagonista discute con su jefe y él la acusa de tomarse el trabajo muy personal. Ella responde acaloradamente: “¿Qué no lo tome como algo personal? ¡Este es mi trabajo, mi sudor, mi tiempo lejos de mis hijos! ¡Si esto no es algo personal, no sé qué lo es!”. Claramente, en este caso, las metas laborales han sido interiorizadas por la persona como retos que la harán sentirse exitosa en la medida en que las alcance.

 

El éxito es un viaje lleno de experiencias subjetiva

 

Para mí, el éxito es un viaje lleno de experiencias subjetivas que, por mucho que nos quieran hacer creer, no depende de la valoración de los demás. En la medida en que asumamos los retos como oportunidades para demostrar nuestra valía y que tienen impacto real en nuestro entorno, nos consideraremos exitosos. Consideremos también que nadie es totalmente exitoso, pero podemos esforzarnos para llegar lo más alto que anhelemos

 

Entonces, si una persona no quiere tener hijos o disfruta su rol profesional sin necesariamente aspirar a una gerencia y ello la hace sentirse feliz y realizada, para mí, es legítimo que se sienta exitosa, aunque los demás podamos no estar de acuerdo.

 

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

[1] Psicólogo consejero en empleabilidad y marca personal.

Read 751 times
Rate this item
(0 votes)