EL GREMIO MÁS IMPORTANTE DEL NORTE DEL PAÍS              

WhatsHelp Chat Button

Ética e innovación para el desarrollo

presidente 

 

 

 

 

 

 

 

 

Trujillo, noviembre del 2018.- Bajo el lema ‘Construir una hoja de ruta para el desarrollo de la Macrorregión Norte’ se desarrolló la vigésimo novena edición del Encuentro Empresarial del Norte (EEN), que como cada año, contó con la asistencia de autoridades, empresarios, académicos y representantes de la sociedad civil organizada, quienes se dieron cita durante dos días para actualizar sus conocimientos acerca de temas como: ética y compliance empresarial, digitalización, innovación y modernización de las ciudades, educación, salud, seguridad y propuestas basadas en experiencias exitosas de desarrollo inclusivo de otras latitudes, entre otros tópicos.

 

El objetivo del Encuentro Empresarial del Norte no se ha limitado solamente a lograr que los asistentes adquieran nuevos aprendizajes, sino que estos conocimientos sirvan como base para crear renovadas estrategias de desarrollo, las cuales puedan ser aplicables a la realidad de la Macrorregión Norte. No obstante, como vimos durante el evento, en esta parte del país se presenta un panorama muy similar al nacional; es decir, se aprecian grandes brechas económicas, sociales y culturales, así como de competitividad; por tanto, los esfuerzos que estamos llamados a realizar para mejorar nuestros indicadores deben ser mayores y no aislados, sino que requieren estar orientados a crear sólidas alianzas entre el sector privado y el público.

 

Estamos seguros de que para alcanzar este objetivo será de suma importancia la próxima implementación de una Agencia Regional de Desarrollo (ARD), tal como lo anunció a mediados de este año el presidente de la República, Martín Vizcarra Cornejo, tras las acertadas gestiones realizadas por, el Comité Regional de Estado, Empresa, Academia y Sociedad Civil Organizada (CREEAS), la Cámara de Comercio y Producción de La Libertad (CCPLL) y el Gobierno Regional, desde hace varios meses atrás.

 

Podemos coincidir en la necesaria alianza entre el empresariado y el gobierno; sin embargo, en actual contexto de desconfianza que se vive a todo nivel en nuestro país, surge de manera natural una interrogante: ¿cómo evitar que la corrupción debilite las acciones que se emprendan para lograr el desarrollo inclusivo al que aspiramos como sociedad? Recordemos que durante el 29. ° EEN se mencionó que en el Perú cada año se pierden aproximadamente 12 mil millones de soles por efecto directo de la corrupción. Para contribuir a frenar esta situación que limita la inversión, la competitividad y el buen desempeño económico, es necesario que los empresarios asumamos el rol fundamental que nos compete respecto a este tema, creando una nueva cultura sustentada en valores fundamentales como la responsabilidad, la honestidad, la justicia, la verdad y el respeto.

 

Cuando los empresarios hayamos tomando conciencia de la importancia de nuestro rol en la lucha contra la corrupción y en el desarrollo sostenible, empezaremos por instaurar políticas de cumplimiento de normas y valores éticos, a través de las cuales evitaremos la comisión de delitos al interior de nuestras organizaciones. Es oportuno señalar que estas reglas claras deberán involucrar también a nuestros proveedores y aliados, pues es necesario tener claro quiénes son nuestros grupos de interés y con quienes estamos haciendo negocios. Esto es lo que nos señala el compliance empresarial, del que aún poco se conoce en nuestro país, pero que en Estados Unidos y Europa ya se encuentra ampliamente extendido.

 

Según Susana Sierra, la chilena ganadora del premio Women in Compliance Awards 2018 y ponente del 29. ° Encuentro Empresarial del Norte, son ochos los puntos del modelo de compliance con el que debería contar cualquier empresa. Estos son: compromiso de los dueños o del directorio, políticas y procedimientos descritos con precisión, protocolos de conflictos de interés, políticas de proveedores y socios estratégicos, protocolos de relación con funcionarios públicos, políticas de regalos y donaciones, canal de denuncias y por último capacitaciones, las que servirán para que los colaboradores de las organizaciones logren interiorizar la cultura de la denuncia que aún no está consolidada en los países de América Latina.

 

De otro lado, concluimos que otro de los ejes que nos permitirán enrumbar a la Macrorregión Norte hacia la ruta del desarrollo es la innovación, que no puede limitarse solamente al desarrollo de nuevos productos, sino que debe enfocarse en la creación de modelos disruptivos con apoyo de la ciencia y la tecnología, desde la concepción de la idea original hasta su implementación. En la Cámara de Comercio y Producción de La Libertad estamos comprometidos con la promoción de este eje ya desde comienzos de la gestión que me honro en presidir. Prueba de ellos es que el próximo mes se cumplirá el primer año de instauración del CREEAS, grupo de trabajo a través del cual hemos podido obtener, en corto tiempo, resultados positivos para La Libertad, como ser una de las tres regiones ganadoras del Concurso de Dinamización de Ecosistemas Regionales de Innovación y Emprendimiento del Programa Innóvate Perú.

 

Esperando que el 29.° EEN haya cubierto las expectativas de todos los asistentes, quiero reiterar mi agradecimiento a la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep), coorganizadora de este importante evento, a los expositores nacionales y extranjeros, a las empresas e instituciones, al Comité Organizador del evento y todos los colaboradores que hicieron posible el desarrollo del evento y que continuemos construyendo una Hoja de ruta para la Macrorregión Norte del Perú.